Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎23 Sivan 5779 | ‎26/06/2019

Scroll to top

Top

Oliver Sacks Z»L: «un viejo ateo judío», con Alicia Perris

Oliver Sacks Z»L: «un viejo ateo judío», con Alicia Perris

HOMENAJE – Eso decía de sí mismo el neurólogo eterno, que era un «viejo ateo judío». También fue «impío, excéntrico e infantil en el mejor sentido de la palabra». Era además homosexual, feliz y un -como nos dice Alicia Perris- «narrador, un contador de historias» y una eminencia que «trataba con enfermos, no con enfermedades».

«Cuando las personas mueren, no pueden ser reemplazadas. Dejan un agujero que no se puede llenar por cuanto es el destino -genético y humano- de cada ser humano el ser único, encontrar su propio camino, vivir su propia vida, morir su propia muerte», escribió Sacks en su carta de despedida. Seguro que ya han leído y oído mucho acerca de Sacks y su obra –Despertares, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, La isla de los ciegos al color...- pero ahora Alicia Perris nos «despierta» a detalles más desconocidos de este neurólogo de la mente y de lo humano: sus vinculaciones familiares, su infancia y sus aficiones, por ejemplo.

Perris homenajea a un hombre que se consideraba un privilegiado: «Por encima de todo, he sido un ser sensible, pensante, en este bonito planeta y eso es en sí mismo un enorme privilegio y aventura»