Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎22 Tammuz 5780 | ‎14/07/2020

Scroll to top

Top

Bruno Jasienski y su obra “Quemo Paris”

Bruno Jasienski y su obra “Quemo Paris”

POLIN: HISTORIAS, PERSONAJES, LUGARES – De la mano de la traductora Elzbieta Bortkiewicz comenzamos este programa dedicado a los judíos polacos y su devenir desde múltiples aspectos de vista. Para comenzar, Bortkiewicz nos propone conocer mejor la vida y obra de Bruno Jasienski, deteniéndose en su libro Quemo Paris (que escribió en respuesta a  (Quemo Moscú), de Paul Morand) que en España se publicó con el título de Voy a meterle fuego a Paris.

En el primer capítulo , nos cuenta Botkiewicz, un trabajador desilusionado, cabreado con la injusticia y la podredumbre del capitalismo, vierte en las aguas potables un frasco de bacterias de la peste. La epidemia que estalla en la ciudad hace que el gobierno La cierra Y nadie puede salir ni entrar. …

Elzbieta B. dibuja el perfil del elegante y radical Jasienski -“nada del gusto de la actual derecha nacionalista polaca”- que eligió ser ejecutado por ser “una persona no digna de la confianza de las autoridades soviéticas”.

Maldoror Ediciones. Bruno Jasieński (1901-1938) fue un escritor polaco de vanguardia. Nació en Klimontów en el seno de una familia de origen judío. Entre 1914-1918 vive con su familia en Moscú. Ahí entrará en contacto con la vanguardia literaria y revolucionaria rusa, y se sentirá fascinado por los futuristas y sus trabajos experimentales, a la vez que traba amistad con Mayakovski, Chlebnikov y otros. Después de su regreso a Polonia en 1918, estudiará literatura en la universidad de Cracovia, y, poco más tarde, llegará a ser una figura omnipresente en los distintos movimientos literarios de la vanguardia polaca. Con otros poetas y pintores funda “Katarynka”: un cabaret literario de acción futurista. Sufriría como tantos otros la postergación, el encierro y la tortura en las prisiones estalinistas antes de su ejecución el 17/09/1938. Voy a meterle fuego a París (1928) publicada por vez primera en forma de folletín en el diario francés L’Humanité  es una utopía comunista cuya función es la de confrontar el espacio negativo del sistema capitalista a su reverso positivo, una ciudad comunista levantada sólo por los obreros.