Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎15 Tammuz 5780 | ‎07/07/2020

Scroll to top

Top

Rab Shelomó Alqabets (1500-1580), autor de Lejá Dodí

Rab Shelomó Alqabets (1500-1580), autor de Lejá Dodí

GRANDES RABINOS SEFARDÍES, CON RAB YOSEF BITTON – Rab Shelomó haLevi Alqabets (o Alkabetz) nació en Salónica, Grecia, en el año 1500. Su padre era Moshe haLevi Alqabets, un refugiado de Castilla, cuya familia se estableció en Salónica luego de la expulsión de España en 1492. Rab Shelomo estudió Torá, y en particular kabalá, bajo el rabino Yosef Taitatsaq. En 1529 se casó con la hija del filántropo judío Isaac Cohen. Poco después de su boda, él y su esposa decidieron establecerse en Eretz Israel. En un discurso que pronunció antes de abandonar la ciudad, dijo que una vez que tenemos la posibilidad de vivir en Israel, incluso si las condiciones allí están lejos de ser las ideales, es el deber de cada judío regresar a Israel para ayudar a la construcción del Bet haMiqdash, estudiar Torá y servir a HaShem con pasión.
En su camino a Israel permaneció durante dos años en la ciudad de Adrianópolis (hoy Edirne, Turquía). Los habitantes de la ciudad le rogaron que los instruyera en sus formas de servir a HaShem. Él se negó a quedarse diciendo que sólo en la Tierra de Israel se pueden alcanzar los secretos de la Tora. Accedió, sin embargo, a escribir para ellos varias obras mientras permanecía en la ciudad. Uno de estos libros fue Berit Halevi, una explicación de la Hagadá de Pesaj, dedicada a sus discípulos en Adrianópolis.
Rab Shelomó llegó a Safed, en hebreo Tzfat (צפת), alrededor del año 1535. Y se estableció allí definitivamente. La pasión del rabino Alqabets por Israel inspiró a muchos de sus discípulos de Salónica y Adrianópolis, quienes lo siguieron a Safed. Uno de los que vinieron con él era su cuñado, el famoso rabino Moshé Cordobero (1522-1570), probablemente el kabalista más importante de su tiempo hasta el Arí haQadosh. Tenía un gran respeto y admiración por el rabino Alqabets y, a pesar de que estaba casado con su hermana, siempre se dirigió a él como su maestro. Pero con el paso del tiempo, el rabino Cordobero creció enormemente en su conocimiento y fama como kabalista y talmudista. Rab Alqabets leía sus escritos y estudiaba con él, y comenzó dirigirse a él como a su maestro. Un testimonio de su gran humildad.
Los rabinos Alqabets y Cordobero crearon un círculo de hombres piadosos dedicados a estudiar Torá en Tzfat. En su camino a Eretz Israel, rab Alqabets se encontró también con rab Yosef Caro, que también se dirigía a Safed. Se convirtieron en buenos amigos y compartieron muchos años juntos. Se dice que fue rab Alqabets quien inspiró a maran rabbí Yosef Caro para establecer el Tiqun Lel Shavuot, una larga sesión de estudio de Torá, que tiene lugar durante toda la noche del Shavuot.
Con los rabinos Alqabets y Cordobero, la ciudad de Safed se convirtió en el centro mundial de la kabalá, y con la presencia de rab Yosef Caro, autor del Shuljan ‘aruj, y de su maestro rab Yaaqob Berab, Safed fue también la ciudad de la Halajá.
El rabino Alqabets era un orador muy carismático, un gran maestro y un fantástico mentor para sus estudiantes. Hizo normas internas, para sus alumnos (taqanot). Estableció, por ejemplo, que los estudiantes debían comportarse con humildad unos con otros. Y cuando un estudiante ve a uno de sus compañeros haciendo algo equivocado, debe acercarse a él y explicarle discretamente su error. El que fue advertido deberá escuchar las críticas y no deberá decir nada en su propia defensa antes de que hayan transcurrido tres días, el tiempo necesario para reflexionar desapasionadamente sobre sus propias acciones.
El rabino Alqabets escribió muchos libros sobre el Tanaj (Biblia Hebrea), mayormente sobre las Meguilot, y muchos libros sobre kabalá. Algunos de ellos son: Manot HaLevi, sobre el libro de Ester; Ayelet Ahabim, sobre el Cantar de los Cantares; y Shoresh Yishai, sobre el libro de Rut. También escribió Or Tsadikim, una colección de su sermones
A pesar de los muchos libros que escribió y la gran influencia que ejerció sobre rabinos muy prominentes, el rabino Alqabets es famoso por su poema litúrgico Lejá Dodí, un himno cantado en la inauguración del shabat. Lejá Dodí está escrito de acuerdo con las enseñanzas místicas, expresando el anhelo por la redención final. El tema “Ven mi amado al encuentro de la novia”… sigue lo que dice la Guemará en Shabbat 119a, “R. Janiná se vestía elegantemente y en el atardecer de la víspera del sábado exclamaba :’Venid y vayamos a dar la bienvenida a la reina del Shabbat’ “. Rab Shelomó Alqabets falleció en 1580 y fue enterrado en Safed (en la imagen).