Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎18 Tishri 5780 | ‎17/10/2019

Scroll to top

Top

Rezo Igualitario en el Kotel

Rezo Igualitario en el Kotel

POR SIEMPRE ISRAEL, CON RODRIGO WEINER – La decisión de suspender el Plan del Kotel Hamaaraví (Muro Occidental, también conocido como Muro de los Lamentos) tuvo lugar en Rosh Jodesh – el primer día del mes de Tamuz del año pasado. Según el calendario judío, a mediados de ese mes, el 17 de Tamuz (que tuvo lugar hace unos días), se lleva a cabo un día de ayuno en recuerdo de la caída de las murallas de Jerusalén a manos de los romanos, acontecimiento que llevó a la destrucción del Templo. Es ésta una oportunidad para profundizar sobre las disputas: las que son “en nombre de Dios” (en nombre del cielo, según está escrito en Pirkei Avot) y las que “no son en nombre de Dios” que han acompañado al pueblo judío por generaciones.
El Plan de Trazado de un Sector de Rezo Igualitario en el Kotel Hamaaraví es un acuerdo aprobado por el Gobierno de Israel a principios del año 2016. Hoy en día existe un status quo por medio del cual se mantiene en el Kotel una separación entre hombres y mujeres, en tanto las mujeres que rezan no pueden realizar rituales religiosos que son exclusivos para el sector de hombres, según la visión de la corriente ortodoxa (como por ejemplo colocarse tefilín y usar talit). Según este Plan, se crearía un espacio adicional, que toda persona podrá visitar y asistir para rezar según su preferencia. La intención es construirlo al sur de la explanada existente hoy en día, es decir, a continuación del mismo Kotel Hamaaraví del Monte del Templo. En dicho lugar se planeó un espacio grande para el rezo, que se convertiría en parte integral del predio del Kotel, y en él se permitiría el rezo mixto de hombres y mujeres, según la creencia de las corrientes reformista y conservadora. Pero el 26 de junio de 2017, el gobierno de Israel decidió suspender dicho Plan hasta una nueva resolución gubernamental, respondiendo a la posición de los líderes de los partidos ultraortodoxos, que bregan por la perpetuación del status quo.