Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎9 Kislev 5780 | ‎07/12/2019

Scroll to top

Top

Salmo 49: el más complejo del salterio

Salmo 49: el más complejo del salterio


HABLEMOS DE LA BIBLIA, CON IRIT GREEN – Al maestro del coro. De los hijos de Coré.
Escuchad esto todos los pueblos,
oíd cuantos habitáis la tierra,
el pueblo llano y los nobles,
los ricos y los humildes.
Proclamaré palabras sabias,
serán sensatas mis reflexiones,
prestaré atención al proverbio,
expondré con la cítara mi enigma.
¿Por qué he de temer en tiempo adverso
que me cerque la maldad de mis rivales,
de aquellos que confían en sus bienes
y de su inmensa riqueza se jactan?
Pues nadie puede redimir a otro,
ni pagar a Dios su rescate.
Es tan alto el precio de su vida
que siempre les falta algo.
¿Seguirá vivo por siempre?
¿Acaso no verá él la tumba?
He aquí que también perecen los sabios,
lo mismo que mueren los necios e ignorantes,
y dejan a otros sus riquezas.
Piensan que sus casas son eternas,
que son perpetuas sus moradas,
que para siempre dominan las tierras.
Pero el ser humano no perdura por su riqueza;
como los animales mueren, igual él.
Este es el destino del que en sí confía,
el porvenir de los que hablan satisfechos.
Se dirigen al reino de los muertos
cual rebaño al que la misma muerte pastorea.
De mañana los someten los íntegros
mientras su imagen se desfigura
en el reino de los muertos;
lejos de sus palacios.
Pero a mí Dios va a rescatarme
de la garra del reino de los muertos,
sí, él me llevará consigo.
No recelaré si alguno se enriquece,
si aumenta el prestigio de su casa,
pues al morir nada podrá llevarse,
su prestigio no descenderá tras él.
Mientras él vivía, se felicitaba diciendo:
“Te admiran porque has prosperado”.
Marchará junto a sus antepasados
que ya nunca más verán la luz.
No perdura el ser humano por su riqueza;
como mueren los animales, igual él.

Etiquetas