Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎22 Heshvan 5780 | ‎20/11/2019

Scroll to top

Top

“Un secret” (2007), de Claude Miller (Francia)

“Un secret” (2007), de Claude Miller (Francia)

FILMOTECA, CON DANIELA ROSENFELD –

Guion: Claude Miller, basado en la novela autobiográfica de Philippe Grimbert. Reparto: Cécile de France, Patrick Bruel, Ludivine Sagnier, Julie Depardieu, Mathieu Amalric, Nathalie Boutefeu, Yves Verhoeven, Yves Jacques y Sam Garbarski

En el París de 1985, François Grimbert de 40 años, es un taciturno psicólogo de niños autistas. Una llamada de su madre en la que le comunica que su padre ha salido a caminar sin rumbo fijo, despierta algunos recuerdos dormidos de su infancia y adolescencia. A los diez años, François era un niño enclenque, enfermizo, solitario, introvertido y poco inclinado al deporte. A su vez, estaba convencido de ser una constante desilusión para Maxime, su padre, un gimnasta atlético y seductor, y su bellísima y atractiva madre, Tania, una ex modelo y campeona de natación. Por lo que François se inventa un hermano fantasma, un alter ego, atleta, viril y capaz de vencer cualquier obstáculo. Esa sensación de permanente descalificación a todo lo que sus padres esperan de él parece estar íntimamente ligada al descubrimiento de ciertas verdades y secretos incómodos sobre la juventud de sus progenitores quienes intentaban lidiar con su condición de judíos en la Francia ocupada por los nazis. Se trata de secretos familiares revelados por Louise, enfermera, masajista y una amiga muy cercana de sus padres. Esa revelación permitirá al frágil François comenzar a construir su propia vida.
A pesar de la aparente sencillez de la trama, la película es en realidad un complejo entramado de saltos cronológicos, emocionales e históricos que se desarrollan a lo largo de cuatro décadas de la historia de Francia y tres etapas distintas de la vida de François. Pero, sobre todo, es un relato que intenta ahondar en el ambiente previo y posterior de discriminación racial bajo la ocupación alemana del París de la Segunda Guerra Mundial, que contó con la simpatía y colaboración tácita de varios personajes de la política e intelectualidad francesa y otros miembros de la población en general (el político Pierre Laval, el mariscal Philippe Petáin, el periodista Robert Brasillach, entre otros, quienes apoyaron el régimen de Vichy, citados en este filme). Una situación que condujo a su vez a miles de judíos, entre ellos a varios miembros de la familia Grimbert, a la muerte en los campos de concentración y las cámaras de gas ideadas por los nazis.
Un secret se aleja de los excesos melodramáticos de las historias sobre el holocausto, apuesta por una emoción contenida y se sumerge con inteligencia y sensibilidad en temas como la culpa, la redención, la idealización de la figura paterna, el deseo carnal, el despecho, el miedo, la religión, las fantasías infantiles, la relación padre-hijo y madre-hijo, la infidelidad y la condición de raza. Así, los conflictos individuales van desvelando esos secretos íntimos: cómo se rechaza un origen y una identidad, cómo se oculta un nombre propio y un apellido, y cómo la memoria colectiva del holocausto es una mancha indeleble que aún a la distancia sigue creciendo. Lo trascendental de este filme no son los hechos, sino la forma inteligente en que la que el director va construyendo el relato, como un rompecabezas de miradas, intenciones y pasiones subterráneas, que no sólo deciden los acontecimientos en años oscuros y agitados, sino la estructura psicológica y el futuro de un niño sensible, fiel reflejo de las consecuencias impredecibles de una guerra.
Si algo queda patente en esta versión fílmica de la novela de Grimbert que obtuvo once nominaciones al Premio César, máximo galardón del cine francés, y el Gran Premio de las Américas en el Festival de Montreal es la elegancia, profundidad y sensibilidad que le imprime al relato Claude Miller (1942 – 2012), perteneciente a la segunda generación de la nueva ola francesa, que ingresó en el instituto fílmico del IDHEC en 1962. Su servicio militar lo realizó en el área cinematográfica del ejército y a partir de 1965 se convierte en asistente de notables cineastas como Robert Bresson, Michel Deville, Jacques Demy, Agnès Varda y Jean-Luc Godard.