Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎4 Heshvan 5781 | ‎22/10/2020

Scroll to top

Top

Violeta Friedman, en nuestra memoria, con su hija Patricia Weisz

HOMENAJE – “Al final de su vida, -asegura Patricia Weisz, mi madre sintió que había hecho lo que tenía que hacer”. Lo logró. Violeta Friedman consiguió conjurar esa tristeza, ese dolor constante –“mi madre no dormía por las noches, lloraba por el día”; “el tema de la Shoá era un tema tabú en casa. Yo ,cuenta Patricia, no podía preguntarla porque no quería que sufriera más”; “Era una herida sin cicatrizar”- que no la abandonaron desde que logró sobrevivir a la Shoá , como única sobreviviente de su familia junto a su hermana Eva. Y lo hizo para luchar por su honor y el del pueblo judío contra los negacionistas del Holocausto en nuestro país.

La Fundación Violeta Friedman“lugar de encuentro entre el pasado y el futuro, que propugna valores de tolerancia y de compromiso hacia las nuevas generaciones”- continúa el legado de Violeta, la mujer que, con su batalla legal de siete años, consiguió que cambiara la ley para que nunca jamás nadie pudiera negar el Holocausto en España sin ser condenado. La madre que al final se abrió, la voz de los que no pudieron hablar.