Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎17 Av 5779 | ‎18/08/2019

Scroll to top

Top

Camino a Occidente (17ª entrega): lo judío en la creación de los EE.UU.

Camino a Occidente (17ª entrega): lo judío en la creación de los EE.UU.

MILÍM: LA HISTORIA DE LAS DIÁSPORAS, CON ALICIA BENMERGUI – Hemos decidido, ya que estamos hablando de la historia de los judíos en Estados Unidos, ocuparnos del capítulo de la colonización de ese territorio, casi tan complejo como el de los judíos (tal vez un poco menos porque no es tan antiguo). América del Norte, por lo menos el territorio de México y parte del Estados Unidos actual, fue tomada bajo la autoridad del Imperio Español en el año 1513, tras apoderarse de casi toda América a excepción del Brasil. Cuando llegaron estos conquistadores, el territorio norteamericano estaba poblado por numerosas tribus de indios, muy diferentes entre ellas y también en sus creencias religiosas. Se fundó el Virreinato de Nueva España que incluyó, finalmente, gran parte de la zona occidental de los actuales estados de California, Texas, Nuevo México, Arizona, Utah, Nevada y parte de Colorado, que le pertenecen a Estados Unidos desde 1848. Hacia el oeste, Nueva España limitaba con el Océano Pacífico hasta que se le agregó la administración de las Islas Filipinas, conquistadas en 1564. Los primeros colonos ingleses de América del Norte fueron una mezcla de grupos privilegiados que querían conquistar nuevas tierras para obtener riquezas y beneficios, y una serie de personas que fueron expulsadas de Inglaterra por la intolerancia religiosa, o que huían de la injusticias y ansiaban libertad. Las Primeras Colonias fueron trece, a partir de la de Virginia, Massachusetts (1620), adonde llegaron los llamados “Padres Peregrinos” en el barco Maryland (en 1632), colonizada por un noble inglés como refugio para los católicos que emigraban de Inglaterra. El fundador de Rhode Island fue Roger Williams, un disidente político y religioso. Por eso, Providence fue la primera ciudad en garantizar la libertad religiosa, proporcionar la separación de la iglesia y el estado, y ofrecer la ciudadanía. Y tal vez por esa razón, allí en Newport se establecieron los judíos en el siglo XVII a los que se agregaron judíos hispano-portugueses muy ricos e importantes en el siglo XVIII. Allí se halla la sinagoga Touro, y existe un cementerio al que Longfellow, le dedico una hermosa poesía: “El Cementerio Judío de Newport”.

Los holandeses llegaron a América por casualidad, buscando también un paso hacia las Indias. Al principio no efectuaron ninguna colonización, tan sólo exploraron el estuario del Hudson sobre el cual más tarde surgiría Nueva Ámsterdam. La Compañía Holandesa de las Indias Occidentales tenía como objetivo ejercer la piratería contra buques españoles. Esta labor requería de bases de abastecimiento y de ahí es de donde surgen los primeros asentamientos holandeses en el continente. Los ingleses finalmente conquistaran las ciudades holandesas, y Nueva Ámsterdam se convertirá en Nueva York, en honor del duque de York. Francia estableció un imperio comercial desde el Canadá colonizado por ellos, a lo largo de toda la cuenca del Misisipi, hasta su desembocadura en la costa norte del golfo de México. En 1682 René Robert Cavelier de La Salle nombró la región «Luisiana» en honor al rey Luis XIV de Francia. Luego fue fundada Nueva Orleans. Los establecimientos franceses tenían un propósito: detener el avance español desde Texas. En 1803, Estados Unidos le compró toda esta región a Napoleón.

Aunque la presencia de España en lo que hoy son los Estados Unidos data del 1513, es a partir de la firma del Tratado de París en 1763, con el que se puso fin a la Guerra de los Siete Años en Europa, cuando el imperio español consigue grandes territorios en la zona. Con este Tratado cambió radicalmente el mapa político de América. Georgia fue creada como parapeto al dominio español sobre Florida. Los colonos de Carolina y Virginia comerciaban con los piratas que asaltaban los buques y ciudades españolas. Carolina, luego dividida en el Norte y el Sur, garantizaba a sus ciudadanos inmunidad para cualquier delito cometido en Europa o América. Este es un sintético relato de cómo era el territorio norteamericano cuando llegaron los primeros judíos, sefardíes en 1656. Y esa historia continuó…