Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎21 Heshvan 5780 | ‎18/11/2019

Scroll to top

Top

De un 10 a un 16 de julio en la historia de los sefardíes…

De un 10 a un 16 de julio en la historia de los sefardíes…

EFEMÉRIDES SEFARDÍES, DESDE EL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN Y ESTUDIOS MOISÉS DE LEÓN – (Más información en Sefardies.es)
El martes día 10 de julio de 1945 / 29 Tamuz 5705, dos meses después de la rendición incondicional alemana del día 8 de mayo (hacia el final de la Segunda Guerra Mundial), el primer barco llegado al puerto israelí de Haifa, con un grupo de emigrantes judíos, fue el español Plus Ultra, de la Compañía Transmediterránea, que había salido de Barcelona, haciendo escala en Nápoles / Italia. (El barco había sido botado el día 11 de noviembre de 1927, en los astilleros de la Unión Naval, de Valencia).

El sábado día 11 de julio de 1942, todos los hombres judíos de entre 18 y 45 años, de Salónica (Grecia), son convocados por la Gestapo a presentarse en la Plaza Libertad. Aproximadamente 9.000 se presentaron y fueron obligados a permanecer de pie durante todo el día, soportando temperaturas de más de 40º centígrados. Rodeados por soldados armados con ametralladoras los castigaban si bajaban su mirada. Después fueron enviados a trabajar en la reparación de infraestructuras por toda Grecia. El 12% de ellos murió de malaria en pocas semanas.

El día 12 de julio de 1474 con motivo del nacimiento del hijo del adelantado, el concejo de la ciudad de Murcia (España), decide que para su celebración se lidien cinco toros en la plaza del mercado. La compra de los toros se reparte de la siguiente forma: dos corresponden al mayordomo, Sancho Fernández Pantoja, 2 a la judería y morería, y 1 a los lugares de Alcantarilla, La Puebla Añora y Monteagudo. Días más tarde el 23 se indica que la carne y cueros de los toros que se iban a lidiar pertenecían a los compradores, pero si alguno se negase a satisfacer el costo del toro, que se le embargasen prendas.

El día 13 de julio de 1493 se encomienda a Luís de Sepúlveda y Lope de Villareal la información sobre las ayudas cristianas a sacas de oro y plata realizadas, por los judíos expulsados, por la frontera de Valencia de Alcántara, con Portugal.

El día 14 de julio de 1492, los rectores de la aljama judía de Girona (Catalunya / España), León Avinay, Salomon Sdrá, Salomon Samuel y Levi Isaach, y otros judíos ceden gratuitamente al noble Caballero Juan de Sarriera, una posesión que la judería tenía deste tiempos muy antiguos, en el vecindario de Montjuich, parróquia de San Feliu, Bailia de Girona, en la cual estaba el cementerio de los judíos, en la donación entran tanto el terreno como las lápidas y sepulturas. Esta donación la realizan a causa de los muchos favores que tanto la aljama como los judíos gerundensen habían recibido y seguían recibiendo del dicho Sarriera. Muchas de las lápidas citadas se encontraron en la segunda mitad del siglo XIX en la casa que la familia Sarriera poseía en el pueblo de Palau Sacosta, hoy agregado a Girona, casa llamada vulgarmente “les trones de Palau”, y que habían sido utilizadas como piedras de construcción para la misma.

El día 15 de julio de 1099, Godofredo de Bouillon (c. 1060 – 18 de julio 1100), uno de los principales jefes de la “Primera Cruzada” (en la imagen), que partió de Lorena / Francia con un ejército de 40.000 hombres, entra el primero en Jerusalén, a la que había puesto cerco el día 7 de junio anterior, y una de sus primeras acciones fue reunir a todos los judíos de la ciudad en la Sinagoga y prenderle fuego. “El ejército, como la crecida de un río, penetró en la ciudad, la sangre corría por las escaleras y llegaba hasta las patas de los caballos”, “fue un juicio de D’s”, afirma el cronista Guillermo del Tyro. Godofredo fue idealizado como un caballero a lo largo de la historia, siendo el personaje central del poema épico Jerusalén liberada.

El día 16 de julio de 1212, tiene lugar la Batalla de las Navas de Tolosa, en las proximidades de la localidad de Santa Elena (Jaén, Andalucía / España), que supuso la victoria para las tropas cristianas de Alfonso VIII, Sancho VII “el Fuerte” de Navarra, y Pedro II de Aragón (en conjunto unos 130.000 hombres), frente a los musulmanes (250.000 hombres) del califa Muhammad al-Nasir (Miramamolin), lo cual supuso el hundimiento del imperio almohade y la desintegración de Al-Ándalus en los reinos de taifas. Las cantidades necesarias para dicha expedición cristiana, fueron adelantadas por el judío, Joseph ibn Salomón ibn Shoshan. El triunfo castellano supuso el fín del auge de los almohades y el comienzo de la gran reconquista castellana.