Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎16 Iyyar 5782 | ‎17/05/2022

Scroll to top

Top

«Goetz y Meyer», de David Albahari

«Goetz y Meyer», de David Albahari

CLUB DE LECTURAS DEL HOLOCAUSTO –  El exterminio de los judíos de Belgrado y la colaboración con los nazis de la población serbia es un tema poco explorado del que se ocupa David Abahari-  escritor y traductor al serbio de escritores  como  Nabokov o Singer- en Goetz y Meyer, «un intento imposible de narrar lo que no se puede narrar».  
Leticia Sotoca -miembro del Club de Lecturas del Holocausto- y uno de los responsables del Club, Javier Fernández Aparicio transitan este texto -analizado por los componentes del Club en una sesión especial con motivo del pasado 27 de enero- que nos retrotrae a Modiano y Sebald, mezclando ficción y relato personal en un nada fácil sólo párrafo, para conformar un «cuento muy personal de Albahari, sin moraleja alguna más allá de buscar una explicación y respuestas que son imposibles de encontrar».

 

Ed. Funambulista. En 1941-42, en plena Segunda Guerra Mundial, tras la denominada «Shoá por balas», que acabó con casi todos los judíos varones de Belgrado, se produjo en esta ciudad el exterminio de las mujeres, ancianos y niños judíos mediante el sistema de los camiones-cámara de gas, conocidos como «morideros del alma». Wilhem Goetz y Erwin Meyer fueron los dos suboficiales alemanes encargados de ejecutar la tarea. Cincuenta años más tarde, el narrador de este libro —profesor judío de literatura yugoslava—, decide echar una mirada a su propio pasado y al de su familia y elaborar su árbol genealógico: éste tiene pocas ramas y casi todas están secas. Enseguida le surge la pregunta: ¿quiénes fueron Goetz y Meyer? El interrogante obsesivo se convierte para él en una búsqueda desesperada y metafísica para intentar entender las raíces del mal: «Nunca vi a Goetz y a Meyer, así que sólo puedo imaginarlos»
Con una ironía violenta y una lucidez sardónica y brutal, David Albahari —uno de los autores serbios contemporáneos más importantes— firma con Goetz y Meyer la que quizá sea su obra más personal y autobiográfica (muchos de los miembros de su familia murieron en las mismas circunstancias descritas en este libro), acogida unánimamente por la crítica internacional como una auténtica obra maestra.