Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎20 Elul 5779 | ‎20/09/2019

Scroll to top

Top

Kaminsky en el MAHJ de París

Kaminsky en el MAHJ de París

EL MICRÓFONO DE ALICIA PERRIS – “Por supuesto que todo lo que hice era ilegal. Pero cuando la legalidad va en contra de la Humanidad, ¡hay que pelear!” Adolfo Kaminsky.
Con esta cita comenzamos una nueva emisión de El Micrófono de Alicia Perris estival. Recordando su vida y su obra, que continúan a sus 94 años, cuando va cada mañana, en París, a comprar un periódico nada conformista, “Le canard enchaîné” y charla con sus hijas.

Por una parte el secretismo, la clandestinidad, el riesgo de morir, la voluntad de engañar al enemigo, la falsificación de las identidades, la fabricación de documentación falsa, el triunfo de la imitación perfecta… Por otra, la fotografía, la búsqueda de lo instantáneo que se confunde
con la persecución de la verdad,
la de un lugar, un rostro, un paisaje, los clichés, los relámpagos de una mirada perspicaz, pura y generosa, un trabajo no ya de reproducción sino de invención de lo real. Según palabras de Paul Salmona, director del MAHJ (Museo de Arte e Historia del Judaísmo de París):
“Militante clandestino durante 40 años, Adolfo Kaminsky sigue siendo un artista desconocido casi hasta nuestros días. Su trabajo de falsificador, al servicio de la Resistencia y también de las redes judías, la Haganah, del ejército francés, después en la fontanería de ayuda a los movimientos de liberación del tercer mundo (como especifican el propio Kaminsky y su hija en un documental, los argelinos de la Guerra de Argelia, las Guineas, Angola, Venezuela, Perú, Argentina, Uruguay, Sto. Domingo, Chile, Nicaragua, Haití y las dictaduras europeas de España, Portugal y la Grecia de los coroneles, los objetores de Vietnam…).

Técnico genial de documentación falsa, pero también de la fotografía industrial, Kaminsky no descubrió su labor de fotógrafo. Parafraseando a los hermanos Lumière: “No hay foto sin Lumière (sin luz, haciendo un juego de palabras con el apellido más ilustre y fundacional de la historia del cine). No hay reconocimiento sin exposición: fotógrafo de las sombras, Kaminsky lo fue por partida doble y si él no se expuso, fue para no descubrir a los demás, exponiéndolos.

Nada es anodino en este corpus hasta aquí inédito. Es la creación de un hombre enamorado de libertad, con múltiples identidades, judío y ateo, argentino, ruso y francés, solitario y solidario, resistente anónimo pero esencial para su red, humanista no violento y favorable a los desposeídos, tintorero, falsificador y fotógrafo. Conocido como “el técnico” en la Resistencia, esta presentación le rinde finalmente homenaje como artista, así como esta exposición que le consagra el MAHJ desde el 23 de mayo al 8 de diciembre de 2019 y que ha contado con su participación y una entrevista suya, además de mucho material preparado como, películas, cortos y mucha bibliografía. Un respeto.
Alicia Perris