Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎13 Sivan 5780 | ‎05/06/2020

Scroll to top

Top

“La vida juega conmigo”de David Grossman

“La vida juega conmigo”de David Grossman

OT: LETRAS ISRAELÍES, CON ANA BEJARANO – “Tímido, cercano, sencillo, con humor “idish” , es una de las personas más íntegras que he conocido”. Así describe Ana Bejarano al gran David Grossman, con quién trabajó en la traducción de este La vida juega conmigo en Croacia. Precisamente la amiga del autor cuya historia novela en este otro libro magistral -siempre diferente, “Grossman no se copia a sí mismo”, apunta Bejarano- nació allí y allí vivió la gran historia de amor que nos cuenta David G. en este libro “nada grossmaniano”, con intriga (hay un secreto), toques de guión cinematográfico y desmitificación de la maternidad. La cuarentena covid19 ha impedido que Grossman haya venido a presentarlo a España…pero vendrá con su camiseta, sus pantalones vaqueros y su humanidad.

Lumen. «Tuvya Bruk fue mi abuelo. Vera es mi abuela. Rafael, Rafi, Erre, es, como se sabe, mi padre, y Nina… Nina no está aquí. No está, Nina. Pero esa fue siempre su exclusivísima aportación a la familia», anota Guili, la narradora de La vida juega conmigo, en su cuaderno. Pero con motivo de la fiesta del noventa cumpleaños de Vera, Nina regresa: ha tomado tres aviones que la han llevado desde el Ártico hasta el kibutz para encontrarse con su madre, su hija Guili y la veneración intacta de Rafi, el hombre a quien, muy a su pesar, todavía le tiemblan las piernas en su presencia. En esta ocasión, Nina no va a huir: quiere que su madre le cuente al fin qué sucedió en Yugoslavia durante la «primera parte» de su vida. Entonces Vera era una joven judía croata perdidamente enamorada del hijo de unos campesinos serbios sin tierras, Milosh, encarcelado bajo la acusación de ser un espía estalinista. ¿Por qué Vera fue deportada al campo de reeducación en la isla de Goli Otok y ella tuvo que quedarse sola cuando tenía seis años?

David Grossman (con la versión en hebreo de La vida juega conmigo en sus manos) junto  a Ana Bejarano (la tercera por la derecha) y los demás  traductores de sus libros