Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎25 Av 5780 | ‎15/08/2020

Scroll to top

Top

“Y la novia cerró la puerta” de Ronit Matalon

“Y la novia cerró la puerta” de Ronit Matalon

OT: LETRAS ISRAELÍES, CON ANA BEJARANO – Ronit Matalon -de origen judeoegipcio, algo que marca su obra- es una de las escritoras israelíes más exitosas, poco conocida en nuestro país por, como les sucede a otros compatriotas, haber sido poco traducida…de hecho nada hasta ahora,  pues ésta es la  primera de sus novelas publicada en España (en una bellísima edición de Minúscula con obra del pintor Luis Conde en su portada).

Más que novela nouvelle, apunta Bejarano, es “literatura en estado puro”:“lo importante es cómo narra, Matalon expresa magistralmente las emociones”, también en esta “crítica corrosiva a la sociedad y la familia” que es Y la novia cerró la puerta. Con guiños a la vida real -como que la protagonista ,Margui, sea lectora de Chejov frente al “Soy Miri Reguev y no he leído a Chejov”- y conexiones poéticas -Leah Goldberg, El Cantar de los Cantares- la excelente traducción de Ana Bejarano nos acerca al universo Matalon… Y no podemos más que recomendárselo. 

Minúscula. El día de su boda, Margui se encierra en el dormitorio de su madre y declara que no se casará. La familia se reúne tras la puerta cerrada, sin saber qué hacer. Su madre, Nadia, perdió hace tiempo a otra hija en circunstancias que no están claras. Su abuela, que oye con dificultad, parece entenderla mejor que nadie. Ilan, un primo al que le gusta vestirse de mujer, se aferra a la abuela. Y luego está Mati, el novio desesperado, que trata de descifrar el silencio de su amada y entender por qué se niega a casarse con él. El problema no se resuelve con la llegada de los padres del novio y de una psicóloga especializada en novias que se echan atrás. Cuanto más tratan todos de convencer a Margui, mayor empatía siente Mati por ella y más convencido está de que su negativa debe respetarse. Pero ¿acaso significa eso que ella no lo ama? Tal vez esté rechazando las demandas sociales y familiares, en una suerte de rebelión femenina contra el papel que el mundo le ofrece.

Ronit Matalon (1959-2017) nació en Ganei Tikva (Israel), en una familia de origen judeoegipcio. Después de estudiar literatura y filosofía en la Universidad de Tel Aviv, trabajó como periodista para Israel TV y para el diario Haaretz, y cubrió la zona de Gaza y Cisjordania durante la Primera Intifada. En Haaretz también ejerció la crítica literaria. Profesora de hebreo y literatura comparada en la Universidad de Haifa, impartió seminarios de escritura creativa en esa institución, así como en la Escuela de Cine Sam Spiegel de Jerusalén. Dos de sus novelas están entre las más leídas en Israel en los últimos años y uno de sus libros infantiles se ha llevado al cine. Matalon recibió el Premio del Primer Ministro (1994), el prestigioso Premio Bernstein (2009), el Premio Neuman (2010), el Prix Alberto-Benveniste (Francia, 2013) y el premio EMET (2016). En 2010 se le otorgó un doctorado honoris causa por la Universidad Hebrea de Jerusalén.