Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

‎20 Iyyar 5784 | ‎27/05/2024

Scroll to top

Top

«La izla preta», Tintin en judeoespañol

«La izla preta», Tintin en judeoespañol

SEFER: DE LIBROS Y AUTORES – «Sientan con cuatro orejas» esta entrevista en la que Karen Gerson Sarhon (coordinadora del Centro Sefardí de Estambul y traductora) nos presenta La izla preta, que ha traído al judeoespañol (junto a la correctora Güler Orgun) para no sólo divertirnos en la lengua de los sefardíes, sino para también «seguir alimentando el judeoespañol y ofrecer material para las generaciones futuras». Karen Gerson además nos lee un poquito de este Tin Tin tan especial…y sefardí. 

«El judeoespañol es la lengua de los judíos sefardíes que fueron expulsados de la península ibérica en 1492 y que llegaron al Imperio otomano. En ese entonces, todas las lenguas que se hablaban en la Península se mezclaron en los lugares donde estos se instalaron, y así nació este idioma que se ha
preservado hasta nuestros días.

La traducción al judeoespañol o ladino de L’Île Noire —creación de Hergé que forma parte de la colección Las Aventuras de Tintín— es un proyecto muy especial para nosotras, en primer lugar porque da al judeoespañol la importancia merecida y en segundo porque para los sefardíes del Imperio otomano y Turquía, que hemos preservado esta lengua durante más de quinientos años, significa dar un paso más en la lucha contra su desaparición.

Además, los álbumes de Tintín siempre fueron muy amados por la comunidad sefardí, especialmente porque sentimos una gran admiración por la cultura y la literatura francófonas, por lo que la publicación de este libro en judeoespañol es una felicidad inmensa». Karen Gerson Sarhon. Güler Orgun

Zephyrun Ediciones. La isla Negra es el séptimo álbum de Las Aventuras de Tintín en el que Hergé combina hábilmente realidad y ficción. Tintín es el periodista más famoso de Bélgica y ya de vuelta de América del Sur, refleja en esta aventura ciertos elementos del curso de la historia del momento y la intranquilidad de Hergé en un clima de paz turbador y de temor a otra guerra mundial. Hace también convivir el mito del monstruo con su pasión por la modernidad y los avances técnicos de la época: televisión, radio, aviones, coches, imprenta…